Muebles con espejo para el baño

Es uno de los muebles para el baño menos utilizado o el gran desconocido. Si vas a diseñar el baño y todavía no han empezado las obras puedes pensar en poner un mueble con espejo integrado en la pared. En los baños pequeños es importante ahorrar espacio y es una solución práctica a la vez que funcional si todavía no has empezado a obrar.

Si empotras en la pared, sobre el propio lavabo un pequeño mueble además de poder utilizarlo para almacenar los elementos de higiene personal pequeños y que no queden a la vista, al tener en la cara delantera de la puerta un espejo te servirá como el espejo principal del baño.

Existen diversidad de modelos, desde los más minimalistas y modernos hasta los clásicos, rústicos y tradicionales, por lo que tienes que pensar desde las baldas, y huecos que tendrá el mueble hasta el acabado de la puerta y el tipo de espejo antes de decidirte.

La desventaja de los muebles de obra es que son prácticamente definitivos, por lo que si dentro de un tiempo quieres cambiar el estilo de baño o el propio mueble va a ser complicado. Una solución es simplemente renovar la puerta acorde con tu nuevo estilo, aunque el interior permanezca igual.

Empresas destacadas